Nuevos espacios laborales requieren nuevo equipamiento

Aunque en los hechos el cambio ocurrió de una manera paulatina y silenciosa, los espacios laborales han experimentado una suerte de transformación revolucionaria durante los últimos años.
Con la premisa de propiciar el trabajo en equipo y la colaboración, fueron quedando atrás los modelos de oficinas que traducían las jerarquías y que separaban a los colaboradores entre sí mediante paredes o barreras tajantes. Hoy a los empleados se los agrupa por actividad (y a veces por proyecto, de un modo multifuncional), y ya no por jerarquías.

Prácticamente ya no existen las oficinas cerradas: hoy los jefes tienen cubículos mucho más pequeños que en el pasado, que se diseñan con paredes transparentes (de vidrio). Por otro lado los escritorios se consolidan en grandes islotes de trabajo comunitarios, que casi no tienen barreras entre sí y que habilitan a los colaboradores a comunicarse muy bien entre ellos. Además, gracias al predominio del paradigma mobile, a veces ni siquiera hay una asignación estática de escritorios para cada persona, ya que con el criterio actual es posible rotar. Y como si esto fuese poco hoy en las oficinas se diseñan espacios compartidos para varias cosas (para tareas de capacitación, para almorzar, para hacer reuniones de “brain storming”, para recibir a clientes o proveedores, etc.).

En tiempos donde a nivel laboral la premisa es favorecer la colaboración y tender a la transparencia, el trabajo en equipo y la democratización de las decisiones, y donde el foco se pone en la creatividad y la innovación, el mobiliario y el equipamiento debe acompañar la tendencia. Y de hecho hoy encontramos en el mercado multitud de propuestas orientadas a agrupar a la gente, a facilitar la fluidez en la circulación de la información, a ganar espacios (ya que los alquileres están carísimos) y a dotar a las oficinas de más funcionalidad. En una época donde además se tiende a trabajar bajo el formato “paperless”, abundan las propuestas de islas de trabajo comunitarias y ergonómicas, y de muebles modulares y multifunción para guardar los elementos de trabajo básicos que hoy se requieren para el funcionamiento diario de las oficinas.

Las tendencias en arquitectura influyen en el diseño del mobiliario

Naturalmente hay toda una serie de tendencias más generales en la arquitectura que por un lado contemplan los cambios en los paradigmas laborales, y por el otro lado los propician. En términos generales hoy se busca crear espacios con mayor iluminación. Y en lo posible, con muy buena luz natural. Para ello se diseñan ambientes abiertos, libres de barreras y de paredes. Por otro lado, esta tendencia se conjuga con otra que busca el máximo aprovechamiento de las superficies, y conseguir la funcionalidad ideal. Estos lineamientos asociados dieron como resultando una búsqueda de soluciones en mobiliario que pudieran agrupar a la gente en islas funcionales, bien comunicadas y conectadas. La búsqueda implica compartir el máximo de recursos –equipos, muebles, máquinas, lugares para almacenamiento y guarda, salas para reuniones o capacitación, etc.-. Esto incluso hace que las asignaciones de lugares de trabajo puedan ser flexibles, ya que hoy con su notebook un colaborador puede cambiar de puesto de trabajo sin inconveniente alguno.

En este contexto es natural que los muebles se diseñen de manera modular, dando lugar a propuestas versátiles que faciliten la conformación de grupos de trabajo que pueden ir variando en su composición, ya que hoy ningún empleado se “amarra” a un escritorio puntual, como ocurría en el pasado. Es natural como se ve que las tendencias en los paradigmas laborales primero influyan en la arquitectura, y luego sobre el diseño de los muebles y el equipamiento para las oficinas. Las propuestas hoy están a tono con las nuevas premisas del trabajo en colaboración y la eliminación de las fronteras jerárquicas inamovibles. Esto se ve en la manera en que se conforman los muebles, los equipos y los distintos accesorios.

La importancia del equipamiento y accesorios para mejorar la comodidad en las oficinas

Obviamente es necesario que una oficina hoy sea un ámbito agradable, donde circule la información y donde la gente encuentre incentivos para innovar, crear y trabajar con otros en armonía. Por eso en nuestros días tanto los muebles operativos y ejecutivos, los puestos de trabajo y de recepción y los sillones y sillas, como los paneles y divisores y el equipamiento, se piensan con este foco. Y lo propio ocurre con los diferentes accesorios (como los cestos y ceniceros, columnas ordenadoras, percheros), así como los armarios, archivos, estanterías, cajoneras, bibliotecas, lockers, guardarropas, etc.

Los recursos se diseñan con el espíritu de que puedan acoplarse a distintos módulos, es decir, que se puedan agrupar en diferentes configuraciones. Nada se fija como en al pasado, sino que todo debe ser móvil y modular. Al indagar en el catálogo de Brenkier, por ejemplo, observará que ya desde el vamos los muebles y accesorios para oficina se piensan teniendo muy presente cada una de las premisas que hemos repasado en este texto. Con lo cual, para modernizar la configuración de sus espacios, usted dispondrá de opciones funcionales y modernas, que le permitirán ahorrar espacio y ganar en versatilidad.

error: Content is protected !!